El movimiento más pequeño del mundo

1929

En 1929, debido a la crisis mundial, la demanda de objetos de lujo disminuye. Sin embargo, los relojeros de la Manufactura se proponen el desafío de crear el movimiento relojero más pequeño del mundo. Consiguen miniaturizar al extremo el calibre Duoplan. El Calibre 101 sólo pesa un gramo y consta de 74 componentes. Se fabrica en cantidades muy pequeñas, pero su producción no ha cesado desde entonces y su récord no ha sido igualado hasta ahora. El día de su coronación, en 1953, Isabel II de Inglaterra luce un reloj dotado de este calibre superlativo.