Atmos Hermès: un movimiento casi perpetuo

  • Atmos Hermès, pendule Jaeger-LeCoultre

La extraordinaria esfera de cristal alberga un calibre único, casi perpetuo, diseñado por la manufactura Jaeger-LeCoultre. El mecanismo del péndulo Atmos funciona desde 1928 son pila, ni electricidad, ni batería. Es un reloj que, mediante un asombroso sistema, vive del aire del tiempo.


Una mezcla gaseosa, aprisionada en una cápsula herméticamente cerrada, se dilata cuando la temperatura sube y se contrae cuando baja. La cápsula, unida al muelle de arrastre del reloj, funciona como un fuelle y permite remontar el calibre de manera constante.


Es tan sumamente sensible que una variación de un grado basta para darle autonomía de funcionamiento durante 48 horas.