Dos esferas que se dan la espalda

1994

En el mantel de un pequeño restaurante del Valle de Joux, nace un nuevo concepto de Reverso. ¿Qué pasaría si el célebre reloj presentara dos rostros relojeros? La idea se concretiza con el Calibre Jaeger-LeCoultre 854 que indica la hora de referencia en el lado anverso y la hora de otro lugar del mundo por el lado reverso. Tres años más tarde, el Reverso femenino sale al mercado con dos rostros, uno diurno y uno nocturno. El Reverso Duetto juega con el tiempo, con la apariencia y la personalidad.