El esqueletado

  • Squelettage | Métier horloger | Jaeger-LeCoultre
Exclusivos, los movimientos esqueletados se producen en series muy limitadas. La maestría, el savoir-faire y la imaginación guían hasta el gesto más pequeño del grabador, en cada centésima de milímetro. Para preservar la forma de los componentes, los coloca en un soporte de cera y los trabaja uno por uno. Primero realiza trazos finos para delimitar las zonas que va a grabar. Luego, realiza el cincelado, haciendo un trazo más ancho para evitar el riesgo de atravesar el metal de la pieza. Posteriormente, entrega los componentes a los relojeros, quienes llevan a cabo el ensamblado. Una vez ensamblado, el movimiento parece un lujoso bordado calado, delicado y decorado con rubíes y tornillos azulados.