La decoración de los movimientos

Teniendo la inalterable convicción de que la perfección de una obra de arte se ve en los detalles más pequeños, Jaeger-LeCoultre lleva al extremo la decoración de sus movimientos. Realizados delicadamente a mano, el biselado, estirado, avivado, endulzamiento y pulido se utilizan en los mecanismos más complejos. Jaeger-LeCoultre posee también la maestría de los materiales (acero, alpaca, titanio, aluminio). Incluso los materiales high-tech llevan una decoración tradicional. Verdadero desafío estético, cada componente es pulido, calado y decorado para hacer del conjunto una obra de excepción, digna de la belleza de la complicación.