Relojes de pulsera con cronógrafo

1947

Durante el boom económico de la posguerra, las prácticas deportivas entran a formar parte de la vida diaria de la gente. Los cronógrafos de Jaeger-LeCoultre acompañan este movimiento, midiendo con elegancia las hazañas deportivas. En 1969, el Cronógrafo Shark destaca por su bisel externo intercambiable que le permite pasar de reloj urbano con husos horarios a reloj de buceo hermético hasta 120 metros.