Reguladores silenciosos y timbres «cristal»

1895

La primera patente para un regulador silencioso permite mejorar la calidad del sonido que emiten los relojes con repetición. Este invento sería perfeccionado gracias a otras invenciones y a la utilización de los timbres «cristal», cuya longitud permite generar un sonido más grave y ampliar su resonancia. Perpetuando la búsqueda constante de la perfección sonora, Jaeger-LeCoultre utiliza martillos articulados, que optimizan la fuera del golpe, y timbres cristal en una sección de apariencia cuadrada, elaborados con un material secreto y sujetados al cristal del reloj.