Nuestras motivaciones

  • Les engagements à la Vallée de Joux | Jaeger-LeCoultre

La búsqueda del equilibrio perfecto
Desde 1833, Jaeger-LeCoultre ha sido capaz de encontrar el equilibrio entre naturaleza y cultura, innovación y tradición, crecimiento económico y respeto por el medio ambiente, despliegue internacional y arraigo local.

Este equilibrio, un fenómeno poco común en el universo de la industria, es fruto de las limitaciones extremas propias de la situación geográfica de la Manufactura: el Valle de Joux se encuentra a 1.000 metros de altura, alejado de las rutas comerciales, está rodeado por los grandes bosques suizos y su clima es particularmente riguroso. Sus habitantes lograron extraer el hierro de las modestas minas locales para aprovechar los interminables inviernos creando los relojes con más complicaciones y más prestigiosos del mundo.

En su calidad de "Grande Maison" del Valle de Joux, la Manufactura Jaeger-LeCoultre participa considerablemente en el desarrollo de la región desde el siglo XIX. En un valle de 6.000 habitantes, la Casa cuenta en la actualidad con más de 1.000 colaboradores, una situación que le mantiene consciente con respecto a sus responsabilidades para mantener el equilibrio entre las actividades humanas y la naturaleza.

A través de su compromiso con una auténtica política de desarrollo sostenible, la Marca participa en la preservación de una naturaleza regional única, refugio de innumerables especies animales y vegetales raras o en peligro de extinción. Este compromiso se manifiesta a través de acciones concretas en sectores como la construcción, el transporte, la energía, el reciclaje y la conservación de las napas freáticas. De manera general, la Manufactura aplica normas estrictas en todo lo relacionado con aprovisionamiento de madera, papel, pieles y diamantes. 

La Manufactura Jaeger-LeCoultre no se limita a proteger el patrimonio natural, también desempeña un papel fundamental en el desarrollo del patrimonio cultural. Custodia de cientos de savoir-faire, incluyendo algunos oficios artesanales excepcionales, la Casa también es una de las marcas más innovadoras de su sector. Sus extraordinarias creaciones renuevan constantemente la gran tradición relojera suiza. Sus colecciones de guarda-tiempos antiguos, expuestas en la Galería del Patrimonio y en exposiciones itinerantes, mantienen un vínculo entre el pasado y el futuro. El apoyo de Jaeger-LeCoultre no se limita a la relojería, también patrocina las artes visuales, especialmente a través de su asociación con la Galería Jeu de Paume de París o la Mostra de Venecia.

Heredera de un patrimonio cultural material e inmaterial excepcional, Jaeger-LeCoultre se compromete a hacer todo lo que esté en su poder por dejar a las generaciones futuras un mundo colmado de tesoros culturales.

Los valores responsables de Jaeger-LeCoultre
Jaeger-LeCoultre ha decidido formalizar oficialmente su compromiso con una auténtica política de responsabilidad social y medioambiental firmando la Carta ética del Responsible Jewellery Council, del cual es miembro desde marzo de 2008.

Principios del Responsible Jewellery Council
Como Miembros del Consejo para las Prácticas de Joyería Responsable (RJC, Responsible Jewellery Council), buscamos que nuestras actividades produzcan beneficios económicos, sociales y medioambientales con el fin de contribuir al desarrollo sostenible.

I Ética profesional
1. Nos comprometemos a ejercer nuestras actividades respetando criterios éticos elevados, garantizando la integridad, transparencia y conformidad con la legislación vigente.
2. Rechazaremos todas las formas de corrupción.
3. No toleraremos el lavado de dinero y/o la financiación de terrorismo.
4. Aplicaremos el sistema de certificación del Proceso de Kimberley y del sistema voluntario de garantías del Consejo mundial del diamante (World Diamond Council).
5. Comunicaremos exacta y detalladamente todas las características materiales de los productos que vendemos.
6. Tomaremos medidas razonables para garantizar la integridad física y la seguridad de las expediciones de productos.
7. Respetaremos la confidencialidad comercial y el secreto de los datos.

II Derechos humanos y rendimiento social
1. Respetaremos los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, conforme a lo estipulado en la Declaración universal de derechos humanos de las Naciones Unidas.
2. No toleraremos el trabajo infantil.
3. Rechazaremos cualquier forma de trabajo forzado, esclavitud, trabajo penitenciario, así como cualquier forma de abuso laboral, y no coartaremos la libertad de movimiento de los empleados y subordinados.
4. Nos comprometemos a mantener las normas más elevadas en material de salud y seguridad.
5. No prohibiremos que los empleados se asocien como lo deseen. En los países en los que la legislación vigente prohíbe la libertad de asociación, apoyamos formas alternativas de diálogo.
6. Rechazamos cualquier forma de discriminación basada en la raza, el origen étnico, social o nacional, la religión, una discapacidad, el sexo, la orientación sexual, la pertenencia a un sindicato, la tendencia política, el estado civil, el aspecto físico, la edad, o cualquier tipo de discriminación en el lugar de trabajo, con el fin de ofrecer las mismas oportunidades a todas las personas «aptas para trabajar» y garantizar que el único criterio de rechazo sea su incapacidad para cumplir su misión.
7. No utilizaremos castigos corporales, bajo ninguna circunstancia, y rechazamos el uso de todo tipo de trato degradante, acoso, abuso, coerción o intimidación.
8. Respetaremos la legislación sobre el tiempo de trabajo y la remuneración, y, en caso de que dichas leyes no existan, aplicaremos los estándares del sector.
9. Brindaremos nuestro apoyo al desarrollo de las comunidades en las regiones en las que ejerzamos nuestra actividad, aportando nuestra contribución para su bienestar social y económico.
10. Reconoceremos y respetaremos los derechos de las poblaciones autóctonas, sus tradiciones y su patrimonio cultural y social.

III Compromiso medioambiental
1. Ejerceremos nuestras actividades adoptando una actitud medioambiental responsable.
2. Minimizaremos el impacto negativo de nuestras actividades en el medio ambiente con el fin de reducir nuestra huella ecológica.
3. Garantizaremos la eficiencia de nuestras actividades comerciales a través de la utilización óptima de los recursos y la energía.

1 La posición del Consejo con respecto al desarrollo sostenible se basa en la definición de la Comisión Mundial sobre Ambiente y Desarrollo (Comisión Brundtland) de 1987: «El desarrollo sostenible es el desarrollo que asegura las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para enfrentarse a sus propias necesidades».