El engaste nieve

2002

Para el Reverso Neva, la Manufactura Jaeger-LeCoultre inventa una técnica de Alta Joyería: el engaste nieve. Los diamantes ondulan y se deslizan hasta el infinito como las olas del Neva, el célebre río de San Petersburgo. Para reproducir el resplandor de la nieve al sol, los engastadores de la Manufactura colocan piedras de diferentes tamaños, unas junto a otras, disimulando el metal y haciendo de cada guarda-tiempo una creación inimitable.