Cronógrafo instantáneo

1892

Una de las primeras patentes de LeCoultre & Cie protege un dispositivo de contador instantáneo de cronógrafo. En lugar de avanzar con cada oscilación, la aguja salta hasta la siguiente unidad, optimizando la legibilidad del contador. Desde 1888, año de la creación del sistema de protección de la propiedad intelectual en Suiza, la Manufactura ha depositado más de 400 patentes relacionadas con diferentes aspectos de la relojería: complicaciones, aderezo, autonomía, resistencia, precisión, etc.