Master Ultra Thin 41 El tiempo a flor de piel

17/01/2013

  • Master Ultra Thin 41

Las horas y los minutos. Agujas Dauphine en una esfera cáscara de huevo o plateada soleada. Movimiento automático de una fiabilidad excepcional. La materia, como los mecanismos relojeros, posee una resistencia natural a la depuración que desalienta a los temerarios. La fineza es un método que se asimila a un arte, ese que consiste en reducir los componentes a su expresión funcional más simple, colocándolos con una inteligencia poco común sobre una platina de reloj rindiendo así un homenaje a lo esencial. La belleza del tiempo que pasa, acariciada apenas por las agujas de las horas y los minutos.

Los secretos de un arte
En 1953, la Grande Maison presenta el calibre 803 que, con un grosor de 1,64 milímetros, abre la era de los relojes de pulsera extra-planos. Diez años más tarde, sería reemplazado por el calibre 838 cuya altura alcanza 1,85 milímetros. En 1976, el movimiento automático que lleva el número 900 inaugura la línea de calibres contemporáneos extra-planos con un volante que oscila a una frecuencia de 28.800 alternancias por hora, una nueva función con la indicación de la fecha y una altura de 3,25 milímetros. Entre sus descendientes se encuentra el calibre 898C que anima hoy en día al reloj Master Ultra Thin 41.

Lo absoluto del minimalismo relojero
Cuando el minimalismo es filosofía, cada gesto o cada trazo adquiere un alcance esencial. Asimismo, cuando el reloj Master Ultra Thin 41 aparece, el silencio ocupa el espacio. El diseño se convierte en realidad.

En sus dos versiones, una de acero con esfera plateada sol e índices rodiados pulidos y otra de oro con una esfera cáscara de huevo e índices dorados 4N en aplique, el reloj Master Ultra Thin 41 encarna un equilibrio perfecto de discreción y fortaleza. Tiene una aguja Dauphine para las horas y una para los minutos. Un movimiento automático cuyo modo de funcionamiento es oportunamente invocado en la parte inferior de la esfera. A las 12 horas, destaca el logo Jaeger-LeCoultre, alianza de dos nombres que evocan valores complementarios de dos espíritus visionarios, el hombre de negocios parisino y el empresario establecido en las montañas del Jura, siempre dispuesto a aceptar los desafíos más audaces.

Con una altura de 3,30 milímetros, el calibre automático Jaeger-LeCoultre 898C ofrece una reserva de marcha de 43 horas. Está alojado en una nueva caja de 41 milímetros de diámetro, con una exquisita fineza de 7,48 milímetros.

Un reloj de ensueño. Un reloj idealizado. La depuración es un arte; la técnica, un prodigio; el refinamiento, vocación. En 2013, Jaeger-LeCoultre presenta el reloj Master Ultra Thin 41, intemporal por esencia. 


Descubra las últimas creaciones de 2013