El clasicismo de los relojes redondos

  • Le classicisme des montres rondes
En 1992, Jaeger-LeCoultre lanzó la que llamó entonces "una nueva generación de relojes automáticos clásicos" con el nombre de Master Control. Desde un punto de vista estético, el reloj Master Control se inspiraba de las líneas legendarias clásicas de los años cincuenta.

Master Ultra Thin Réserve de Marche
La indicación de la reserva de marcha se utilizaba ampliamente en los años cuarenta, gracias a la moda que había impuesto Jaeger-LeCoultre. Desde entonces, el Master Réserve de Marche, uno de los modelos de la línea Master Control, ha tenido un éxito considerable.
Hoy en día, este reloj presenta una nueva versión con una caja Ultra Thin de 39 mm de diámetro (frente a los 37 mm del modelo anterior) elaborada en acero o en oro rosa de 18 quilates, de perfil imponente y asas estilizadas que realzan la esfera depurada, como una exaltación de la sencillez. Esta nueva versión del Master Ultra Thin Réserve de Marche, animada por el Calibre automático Jaeger-LeCoultre 938, expresa con suprema elegancia la esencia de la filosofía relojera de la Manufactura.

Master Ultra Thin Tourbillon
El tourbillon es uno de los campos en los que la Manufactura no sólo destaca, sino que influye con sus adelantos fundamentales.

Jaeger-LeCoultre ha sabido desarrollar innumerables primicias con el Gyrotourbillon 1, primer tourbillon tridimensional presentado en 2004, el Reverso Gyrotourbillon 2 de 2008, primer tourbillon tridimensional dotado de un muelle espiral cilíndrico, e incluso el Master Grande Tradition Grande Complication de 2009, primer tourbillon con indicaciones celestes.

Ahora, lanza el nuevo Master Ultra Thin Tourbillon, animado por un movimiento automático de última generación, el Calibre Jaeger-LeCoultre 982. Un modelo particularmente sencillo, que refleja la esencia misma del tourbillon. Este tourbillon, elegante, desprovisto de cualquier tipo de ostentación e increíblemente fino, dotado de una caja de oro rosa de 18 quilates de líneas depuradas y estilizadas que alcanza tan solo 11,3 mm de grosor, es el fruto de décadas de trabajo de investigación y desarrollo en cronometría y técnica. Asimismo, luce un estilo característico del clasicismo relojero, riguroso y sensual a la vez. Dos agujas de oro, sobrias y estilizadas, avanzan sobre la esfera cáscara de huevo realzada por índices aplicados. La esfera es el escenario del espectáculo del tourbillon: aéreo, fino, sutil, abierto a las 6 en una órbita de proporciones perfectas, sujeto por un puente de líneas estilizadas y rodeado por las marcas del pequeño segundero en una escala.

El Master Ultra Thin Tourbillon, concentrado en lo esencial de la medición del tiempo, posee la elegancia de los objetos creados para la eternidad.