La hora sideral

  • Hybris Mechanica temps
Por el lado reverso, el reloj contempla las estrellas y la esfera desvela la belleza del cielo nocturno. La bóveda celeste, representada sobre un disco, revela las constelaciones visibles a partir de una latitud determinada. El segundo rostro es inseparable de la carrera de los planetas y los astros en el espacio infinito. Por tanto, el reverso de la caja giratoria está dedicado a las indicaciones de la realidad del universo, que incluye evidentemente el cielo estrellado. Un disco, visible a través de la esfera calada, ajustado sobre el hemisferio boreal o austral, dependiendo del lugar de residencia del propietario del reloj, representa el desplazamiento angular de los cuerpos celestes lejanos y de las constelaciones. Esta operación es extremadamente compleja, puesto que el tiempo sideral tiene sus propias particularidades. Un día sideral es el tiempo entre dos pasos consecutivos del punto vernal por el meridano del observador. El punto vernal es la posición que ocupa el eje terrestre en el equinoccio de primavera. En otras palabras, el día sideral equivale prácticamente al periodo que necesita la Tierra para completar una rotación alrededor de su propio eje. Más exactamente, el día sideral es 3 minutos y 56 segundos más corto que el día solar medio, pero también se divide en 24 horas (siderales). Expresado matemáticamente, un segundo sideral tiene una duración exacta de 0,99726957 segundo solar. Los relojeros tuvieron que tener en cuenta esta particularidad durante sus trabajos de preparación. Por consiguiente, el Reverso grande complication à triptyque posee un mecanismo perfeccionado que convierte la hora solar media en hora sideral. El disco de los cuerpos celestes y las constelaciones completa una rotación en 23 horas, 56 minutos y 4 segundos (en hora civil).