Primer reloj automático con indicador de reserva de marcha

1948

Dos años después de haber integrado la cuerda automática a su colección, Jaeger-LeCoultre marca un hito con el primer reloj de la historia dotado de este funcionamiento y de un indicador de reserva de marcha, el Calibre Jaeger-LeCoultre 481. Desde entonces, la reserva de marcha es la función útil por excelencia en los relojes automáticos.