Tres complicaciones emblemáticas en la línea Master Control

14/09/2011

  • News 742
Homenaje a la más noble tradición relojera

Posibilidad de consultar la hora en los 24 husos del planeta, preponderancia de la delgadez, del refinamiento y la precisión, un calendario perpetuo con una reserva de marcha de ocho días: tres complicaciones emblemáticas destacadas por la Manufactura Jaeger-LeCoultre en un homenaje a la más noble tradición relojera. La elegancia y el refinamiento son indiscutiblemente las palabras clave de la línea Master Control, con sus imponentes formas, sus esferas extraordinarias y ese toque de originalidad que despierta un sentimiento especial hacia estos relojes que desvelan su alma a los amantes de relojería desde el primer instante. Master Geographic: función emblemática de la Manufactura Jaeger-LeCoultre Con su elegante diámetro de 39 milímetros, el Master Geographic acoge el tiempo de todos los viajes y de todos los continentes. Está dotado del Calibre automático Jaeger-LeCoultre 939A, el sésamo que abre el secreto de todos los husos horarios instantáneamente. Indica la hora local con las agujas grandes de las horas, los minutos y el segundero centrales. Los nombres de las ciudades que representan los 24 husos horarios desfilan en la parte inferior de la esfera, acompañadas de una «S» (hora de verano o «Summertime») para que el usuario tenga en cuenta el cambio semestral de la hora legal. El segundo huso horario seleccionado con la corona aparece en el contador a las 6 h. La esfera ofrece una legibilidad absoluta e integra funciones adicionales, como la reserva de marcha y la fecha, dos funciones indispensables que convierten a Master Ultra Thin Moon: técnica y sofisticación Ningún elemento predomina con respecto a los otros, ninguna característica es superflua: el minimalismo es ante todo una cuestión de equilibrio. La combinación de refinamiento, elegancia y altas prestaciones es evidente en el caso de la Manufactura Jaeger-LeCoultre, pionera en la búsqueda de la delgadez. El nuevo movimiento automático Calibre Jaeger-LeCoultre 925 extraplano tiene un grosor de 4,9 mm y asocia las indicaciones indispensables de un reloj de precisión – horas, minutos y segundos – con dos funciones adicionales que responden a exigencias distintas y complementarias: la fecha y las fases de la luna, ubicadas en el mismo contador que realza la esfera con efecto rayos de sol y posee una delicada flecha que indica la fecha. El Master Ultra Thin Moon posee el estilo depurado absoluto y rinde tributo tanto a la espléndida tradición de los relojes redondos que ha forjado el renombre de la Manufactura Jaeger-LeCoultre como a la investigación relojera en la historia de los movimientos extraplanos. Master Eight Days Perpetual 40: una excepcional reserva de marcha de 8 días Con su caja de oro rosa de 40 mm de diámetro, el Master Eight Days Perpetual 40 encarna una relación única con el tiempo. Es el único calendario perpetuo dotado de una reserva de marcha de ocho días gracias a sus dos barriletes que generan una considerable cantidad de energía. Además de garantizar las mejores prestaciones técnicas, este reloj es una auténtica creación de Alta Relojería, que permanece fiel a sus más puras tradiciones al tiempo que las reinterpreta. Programado mecánicamente para no necesitar ninguna corrección manual antes de 2100 – incluso los mecanismos más nobles sólo pueden tener en cuenta los años seculares que no son bisiestos – continuará indicando con precisión el calendario, el día de la semana, el mes y el año con cuatro dígitos, así como la reserva de marcha, las fases de la luna, la alternancia de las horas diurnas y nocturnas y la franja de seguridad, entre las 22 h y las 3 h, durante la cual no debe efectuarse ninguna modificación. La esfera, fiel al savoir-faire de la Manufactura Jaeger-LeCoultre, destaca por su sencillez y su legibilidad, porque el arte relojero busca satisfacer la sed de claridad que fomenta la ejecución de proezas mecánicas. Calibre Jaeger-LeCoultre 876-440B. Precisión y fiabilidad probada y comprobada, la prueba 1000 Hours control exclusiva de la Manufactura Jaeger-LeCoultre Por muy elegantes y refinados que sean, los guarda-tiempos sólo merecen llevar su nombre y la prestigiosa firma Jaeger-LeCoultre que realza la esfera, si cumple con una serie de requisitos en materia de precisión y fiabilidad. La Manufactura ha desarrollado una serie de pruebas a las cuales se someten los relojes una vez terminados. Desde hace casi veinte años, ninguno de los relojes sale de los talleres de la Grande Maison sin haber demostrado que puede superar las dificultades de una existencia llena de aventuras. La precisión de marcha es probada en seis posiciones, en posición quieta y en movimiento, la administración profiláctica de choques demuestra su solidez y la hermeticidad es verificada a 5 bar. Al finalizar la serie de controles ininterrumpidos durante 1.000 horas, el reloj puede unirse a la familia de orgullosos representantes de la línea Master Control y emprende el camino que le llevará hacia su futuro propietario.