Master Ultra Thin Réserve de Marche, un credo minimalista

09/10/2012

Los modelos Ultra Thin asocian la legendaria fiabilidad y la apariencia minimalista de la línea Master con una nueva proeza: la extremada finura de su realización técnica. Dotado de una caja de 39 mm de diámetro, el Master Ultra Thin Réserve de Marche constituye la expresión de una filosofía relojera basada en la reducción absoluta, reflejada incluso en lo esencial de las funciones y de sus representaciones.

El Calibre automático Jaeger-LeCoultre 938, que garantiza una reserva de marcha de 43 horas, posee todos los atributos de un mecanismo de precisión. Dotado de la legendaria solidez de los movimientos Jaeger-LeCoultre, este calibre permite la concretización de los deseos de los diseñadores, quienes pidieron a los constructores que conservaran la altura más fiable posible. El resultado obtenido corresponde a sus expectativas: un calibre de un grosor de sólo 4,9 milímetros que puede ser introducido en una caja de sólo 9,85 milímetros de alto, tan esbelta, que también se ha convertido en un criterio de minimalismo.

Fiel a su deseo permanente de perfeccionamiento, la Manufactura desarrolló hace dos décadas un procedimiento de control para verificar la calidad y la solidez de sus creaciones relojeras, hasta en los mínimos detalles y en las circunstancias más improbables: la prueba de las 1.000 horas. Antes de salir de los talleres de la Manufactura, cada uno de los ejemplares de la colección debe recibir el certificado que garantiza que el reloj ha superado las estrictas pruebas del programa que dura seis semanas. El Master Ultra Thin Réserve de Marche ha sobrepasado ampliamente todos los controles de la prueba de las 1.000 horas.

Para los conocedores, quienes aprecian llevar en la muñeca una obra de arte de inimitable precisión, el Master Ultra Thin Reserva de Marcha se ha convertido en el best-seller de la línea Master Control. En 2012, esta pieza dedicada a la finura continúa su búsqueda de lo esencial: ahora luce un perfil más afinado y el nuevo diámetro de la caja confiere mayor legibilidad a la esfera. A pesar de estos cambios, el corazón del reloj permanece intacto y perfectamente preservado con una visualización que ofrece una lectura inmediata de funciones, claras y evidentes, útiles en la vida diaria.

¿Qué más se puede pedir a un reloj que está listo para prestar los mejores servicios durante décadas? Un instante de reflexión tal vez, cuando el cliente amante de Alta Relojería tenga que decidir entre la versión en acero y esfera con efecto rayos de sol y el modelo de oro rosa con esfera color cáscara de huevo.