Cableado y antena transmisora completamente rediseñados por relojeros e ingenieros

  • Aston Martin journey bg
Era necesario diseñar nuevamente el cableado y la antena transmisora del emisor/receptor, combinando creatividad técnica e integración, sutil y elegante, del módulo dentro del diseño. Los ingenieros tenían que tener presente una limitación técnica importante: un reloj mecánico funciona como una jaula de Faraday, protegiendo el movimiento contra la influencia de los campos eléctricos que pueden afectar la precisión de la marcha. Por consiguiente, y para garantizar que el reloj tuviese la fiabilidad legendaria de los movimientos Jaeger-LeCoultre y permitir el funcionamiento del emisor/receptor a pesar de la masa oscilante metálica, fue necesario desarrollar una antena especial. La solución fue colocar la antena lo más alejada posible del mecanismo y la caja del reloj, y gracias a un extenso trabajo de investigación, el material utilizado fue el cristal de zafiro. La antena mide exactamente 128mm para garantizar una cobertura óptima, es metalizada en el interior del cristal de zafiro y tiene la forma de la curva del realce interior y los marcadores situados entre las 4 y las 6. En estos puntos estratégicos se conecta a los dos rectángulos de control del sistema de apertura (OPEN y CLOSE). Al contrario de lo que sucede con el mecanismo de arranque vertical de cronógrafo basado en el movimiento de la caja y el bisel, activación y la desactivación del sistema de apertura no implica el desplazamiento de ninguno de los componentes del reloj y solo requiere la utilización de los rectángulos “OPEN” y “CLOSE”. La conexión es posible gracias a la tecnología de interfaz táctil, que responde cuando se presiona una superficie determinada.