La prueba de las 1.000 horas

  • Métier horloger: les tests de montres Contrôle 1000 heures de Jaeger-LeCoultre
Antes de salir al mundo exterior, los relojes Jaeger-LeCoultre deben superar las 1000 Hours Control, una serie de rigurosas pruebas aún más estrictas que las que impone el COSC (el Control Oficial Suizo de Cronómetros). Este organismo somete a prueba a los movimientos antes del encajado y sin las complicaciones. Por su parte, la Manufactura prueba y certifica los relojes terminados, reproduciendo las condiciones en las que serán llevados. Durante 1.000 horas, es decir casi seis semanas, los relojes deben superar una serie de duras pruebas. 1000 Hours Control se ha convertido en una verdadera norma de calidad relojera. Quien adquiere un reloj Jaeger-LeCoultre tiene la certeza de poseer un producto de la más alta calidad, heredero de una tradición secular y un proceso largo y minucioso en el que todos los detalles son controlados con la mayor atención.