Primer reloj automático Jaeger-LeCoultre

1946

A finales de la Segunda Guerra Mundial, predomina un espíritu de reconstrucción, eficacia y pragmatismo. Jaeger-LeCoultre concentra su ingenio creador en los relojes redondos automáticos, precursores de la línea Master Control. El primero de la saga está animado por el Calibre Jaeger-LeCoultre 476, dotado de una masa con topes.