Seleccione su pa¡s

En 1833, en el corazón de un remoto valle del Jura suizo, el brillante inventor Antoine LeCoultre fundó un pequeño taller que se convertiría en una de las más prestigiosas marcas de la relojería: Jaeger-LeCoultre. Reunidos bajo un mismo techo, los hombres y mujeres que trabajaban en la "Grande Maison" (como también se llamaba al taller), aprendieron gradualmente las técnicas del oficio de maestro relojero, lo cual les permitió escribir las mejores páginas de la historia relojera. Descubra este espíritu pionero: únase a nosotros en la visita a la "Grande Maison".

Jaeger-LeCoultre in partnership with UNESCO to raise awareness and protect marine World Heritage. A real commitment to a precious cause.